Las culturas originarias aymara y quechua comparten el mismo espíritu de celebración ancestral para recibir la llegada de un nuevo ciclo desde hace miles de años. En el norte de Chile esta tradición sigue viva gracias a los pueblos indígenas que no han olvidado sus raíces y conservan orgullosos sus fiestas y ritos.

“La Pawa”: acto ritual de termino de un periodo; consiste en preparar una mesa ritual donde se agradece y se pide a la madre naturaleza Tata Inti (sol) luz y calor para nuestra Pachamama (tierra), por las siembras, cosechas y vida diaria que según la visión andina hace posible la fertilización en la pachamama, germinación y maduración de la vida y por dicho motivo se le pide que vuelva para reiniciar el otro ciclo.

Galería de Imágenes: